El Refugio - cafetería barEl RefugioEl Refugiocafetería bar
Listado: PERALÊOESPAÑOL
Árbol semántico: RAMAS NIVELES
ETIQUETAS
Etiquetas diccionario Peralêo
Ver Etiquetas

Etiqueta: Chascarrillos

Que asiente bien (dicho)
Expresión de cortesía dirigida a una persona que está comiendo. .
El que no cae en esta baqueta, cae en la que aprieta. (dicho)
Si has escapado de algo malo ahora, ya te pasará algo peor más tarde.
Que sea pa bien y pa muchos años (dicho)
Expresión que se decía -y aún se dice- para dar la enhorabuena a los recién casados.
Se puede perdonar el bollo por el coscorrón (dicho)
Prescindir de algo bueno por no sufrir el esfuerzo o perjuicio que supone el conseguirlo.
Niño bosón, niño engordón (dicho)
Se refiere a que los bebés que vomitan mucho se suelen criar muy sanos, es decir (según entonces), muy gordos.
La botica abierta y el boticario a la puerta (dicho)
Expresión usada para advertir, por lo general a los niños, de que llevaban abierta la bragueta.
Si te vi, burlete y si no, callete. (expr.)
Expresión usada para indicar que se evitó el contacto con alguien o se evitó hablar de algún asunto, generalmente una deuda o un compromiso. Viene a ser algo así como hacerse el sueco, desentenderse, no querer saber nada, hacer como si no hubiera pasado nada.
¡¿De qué te da mieo? ¡Del cagajón que está quieto! (dicho)
Cuando alguien, generalmente un niño pequeño, dice que le da miedo (en peraleo no se usa la expresión tener miedo, sino dar miedo algo) se le solía contestar: "¿De qué te da miedo? Del cagajón que se está quieto", o simplemente "del cagajón", para dar a entender que lo que da miedo es una tontería. Sirve además como forma de darle un toque de humor a la situación para que el niño se relaje.
Cuento fingido que se contaba a los niños pequeños para distraerles. Se les decía "¿Quieres que te cuente el cuento de la Cáncara Musa, que nunca se acaba y ya se acabó?". Y el niño normalmente respondía "Sí", y entonces se le decía: "No me digas ni que sí, ni que no, pero que si quieres que te cuente el cuento de la Cáncara Musa, que nunca se acaba y ya se acabó?". Y así hasta el infinito o hasta que uno de los dos se hartara (que si el niño era pequeñito no se hartaba nunca).
El que no manda le capan (dicho)
Dicho para expresar que hay demasiadas opiniones u órdenes en un mismo lugar.
El mejor bailaol, sin castañuelas (dicho)
Se dice de alguien cuando le falta algo que todos los demás tienen. Puede implicarse que es el que con más razón debería tenerlo, pero no necesariamente.
No es cebá que se escabece (expr.)
Expresión que significa que lo que se está haciendo no corre prisa.
Una perrita pa mi churumbel, que no tiene ni manos ni pies. (dicho)
Expresión usada en Carnavales para ir pidiendo por las casas. En Carnavales los niños -y los adultos- se disfrazaban de gitanos (así se decía, pero en realidad era el traje regional) e iban en panda por las calles pidiendo dinero. Se llevaba un palo largo y atado o pinchado en la punta se ponía un churumbel, que era una muñeca a la que se le quitaban los brazos y las piernas, y se iba diciendo esta retahíla: "una perrita pa mi churumbel, que no tiene ni manos ni pies". Con esto se pretendía imitar a aquellos gitanos que iban por las casas pidiendo con un niño pequeño cogido. Los gitanos llaman a los niños churumbeles, o así creíamos, y al añadir nosotros "que no tiene ni manos ni pies" lo que pretendemos es, jocosamente, dar más pena, y de paso sacar una rima con churumbel.
El Cristo se lleva la siesta (dicho)
Chascarrillo que se dice para señalar que cuando se acaba el verano, se acaba también la costumbre de dormirse la siesta después de comer, porque el tiempo de ocio ha terminado.
La cuadrilla'l peo, pocos y feos (dicho)
Expresión para definir a un grupo de personas de forma jocosa.
Ya está el cuco en el nío (dicho)
Especie de consigna que se dice cuando se hurta algo a alguien sin que éste se de cuenta.
Cuando Dios hizo el mundo dijo: allá va eso (dicho)
(referido a una persona en tono despectivo) Muermo, simplona.
Ver a Dios (dicho)
Se dice cuando se levanta a un niño sujetándole fuertemente con las palmas de la mano a ambos lados de la cara, de forma que le alzas por la cabeza (no muy recomendable si el niño ya tiene sus kilitos).
El que tiene boca se enquivoca (dicho)
Chascarrillo que los niños soltaban frecuentemente cuando alguien (especialmente otro niño) les señalaba que se habían equivocado. Más que una manera de reconocer su error era una forma "listilla" de esquivar la humillación por haber sido pillado en falta (cosa que para un adulto no funcionaría pero para un niño sí). A veces también es usado por los adultos no como disculpa sino con resignación o humor.
Ya viene la garbana por aquel cerro, pero a mí no me coge porque ya la tengo. (dicho)
Chascarrillo que se decía para indicar simplemente que se siente una enorme pereza, refiriéndose a la flojera que entra debido al calor.
49 entradas
1

Apóyanos con tu firma para salvar el Dolmen de Guadalperal y también para salvar el retablo esgrafiado de Peraleda.

© Proyecto Raíces de Peralêda, 2017 (Peraleda de la Mata, Cáceres, España) - Privacidad y Cookies-Contacto Donate with PayPal
Navegando por este portal, usted acepta nuestra Política de Cookies.