Agencia Liberbank
Etiquetas diccionario Peralêo
Ver Etiquetas

Etiqueta: Tiempos verbales

Tenemos dos formas de construir el condicional verbal. 1- Como en el estándar: amaría, amarías, amaría... 2- Como la variante medieval: amaríe, amaríes, amaríe, amaríemos, amaríeis, amaríen. En ambos casos existe también la variante de acentuarlo al final: amariá, amariás... / amarié, amariés... Las formas con diptongo (-ría, -ríe) son más enfáticas, sobre todo -ría, por eso es esta siempre la que nos encontramos en expresiones como "¡no, y dejaría!". Las otras formas (-riá, -rié) son las habituales, especialmente en el habla rápida y descuidada, y aunque las formas en -e (-rié) están hoy en proceso de desaparición, suponemos que antiguamente eran la forma habitual, o no habría sobrevivido durante siglos. DEDUCCIONES-- En cuanto al uso, el tiempo condicional se usa casi siempre para hacer deducciones (Yo creo que serié ya mu tarde porque hacía mucho que era de noche). Para formar oraciones condicionales se prefiere el pretérito imperfecto de indicativo (Si vinieras te lo daría → Si vinieras te lo daba) y el pretérito pluscuamperfecto de indicativo (Si hubieras venido te lo habría dado → Si jueras venío te lo habiâ dao). ORACIONES CONDICIONALES-- Desde hace siglos está bastante extendida por buena parte de Castilla la posibilidad de sustituir el condicional por un pretérito imperfecto (Si lo supiera te lo diría → Si lo supiera te lo decía) o pluscuamperfecto (Si lo hubiera sabido te lo habría dicho → Si lo juera sabío te lo habiâ dicho). Eso mismo ocurre también en nuestra zona, que usaba muy poco (tal vez antes nada) el tiempo condicional para formar oraciones condicionales. Como alternativa al pluscuamperfecto de indicativo también es frecuente, aunque menos, el pluscuamperfecto de subjuntivo, igual que ocurría en la Edad Media (Si hubieras venido te lo habría dado → Si jueras venío te lo hubiéa dao / te lo juera dao).
Hay tres maneras de formar el imperativo plural en nuestro dialecto (veamos las tres conjugaciones): 1- quitái, coméi, partí.2- quitáis, comís, partís.3- quitái, comí, partí. (como la forma 2 pero sin -S) A finales de la Edad Media vemos que la -d- de la 2ª persona del plural se vocaliza en -i- (amades > amáis / queredes > queréis). En nuestro dialecto vemos la misma vocalización de la D también en la 2ª persona del plural del imperativo (quitad > quitái / comed > coméi / partid > partí). Las formas 2 terminadas en -S en realidad provienen de una -D final aspirada (salid = salís), en cuyo caso pueden ser formas híbridas por influencia del estándar, o derivadas de una evolución diferente, en donde la D segrega una -i- pero no desaparece, aunque se aspira (estad > estaid = estáis). Algunos creen que las formas 1 (terminadas en -i) son puramente leonesas, pero como hemos visto podría tratarse también de una evolución dialectal natural dentro del castellano medieval. En cualquier caso, estas dos variantes ya las encontramos en el suroeste de Ávila, así que lo más fácil es suponer que nosotros heredamos ambas formas directamente de allí, pues de allí procede nuestro dialecto. Otra característica reseñable es que en nuestra zona no se utilizaba el infinitivo en función de imperativo plural, como sí está extendido en el habla popular de buena parte de España, incluida Ávila (Venga, callarse todo el mundo). Incluso hoy sigue siendo raro ese uso. Sí que se usa, y usaba, la forma de infinitivo, con R, cuando añadimos el clítico -os (poneros aquí, veros a la calle, sentaros en na silla, callaros), pero nunca con el sufijo -sus (ponisus, veisus, sentaisus, callaisus). De hecho cuando añadimos pronombres enclíticos (pegados al verbo) siempre usamos las formas número 3: 3- quitaime (quitadme), comilo (comedlo), partiles (partidlos). Es como la forma 2 pero sin -S. También se pueden usar con -S pero se oye mucho menos y resulta más difícil de pronunciar, así que podría tratarse de una influencia de las formas del estándar con la -D aspirada. Asímismo, como en el estándar, podemos formar el imperativo con una locución con la preposición "a", lo cual era y es muy frecuente (venga, a comer, a sentarse, a callarse). Y también como en el estándar, el imperativo negativo se forma con el subjuntivo (cogíle, no le cojáis).
Hubiera, Hubiese, Habría
1- Pretérito imperfecto de subjuntivo del verbo haber: que yo hubiera o hubiese, que tú hubieras o hubieses, etc. 2- (en ocasiones) Usado como condicional del verbo haber en su forma compuesta (Si jueras venío lo jueras visto = lo habrías visto) (ver: Condicional). La conjugación en peraleo puede hacerse de cuatro formas: 1- que yo juera, que tú jueras, que él juera, que musotros juerâmos, que vusotros juerâis, que ellos jueran. 2- fuera, fueras, fuera, fuerâmos, fuerâis, fueran. 3- hubiera, hubieras, hubiera, hubierâmos, hubierâis, hubieran. 4- hubiêa, hubiêas, hubiêa, hubiêamos, hubiêaïs, hubiêan (también con acento en la A:) hubieâ, hubieâs, hubieâ, hubieâmos, hubieâis, hubieân/hubián.
Aunque en la actualidad se usan las dos formas castellanas (cantara o cantase) sin diferencia alguna, en todas las transcripciones que hemos hecho de gente mayor, hemos encontrado sólo un puñado de casos de uso de las formas en S (cantase, viviese), y apenas dos casos entre los más mayores, por lo que tal vez sean influencia del estándar y que antiguamente sólo se usaran en nuestra zona las formas en R (cantara, viviera). Incluso hoy en día las formas en R siguen siendo las más comunes.
Formas: Amé, amastes, amó, amamos, amastis, amaron. Las formas de TÚ añaden -S, como ocurre en muchas zonas de España por analogía con la -S que tiene esa persona en casi todos los tiempos verbales (comes, comías, comerás, comieras, comiste > comistes). Las formas de VOSOTROS simplifican el diptongo (eis > is) en las tres conjugaciones (amasteis→ amastis, comisteis→ comistis, partisteis→ partistis). En Ávila, de donde nos ha llegado a nosotros, esto está también muy generalizado, pero mientras que muchos pueblos hacen el mismo cambio eis>is, otros optaron por eis>es, que nunca ocurre en Peraleda. Las tres formas (-eis, -is, -es) fueron variantes usadas en el castellano del siglo XIV y XV para varias terminaciones de la 2ª persona del plural, hasta que finalmente la forma -eis se impuso en el estándar (queredes > queréis, querés, querís). En el caso del verbo ANDAR no se usaba la forma vulgar (andé, andastes, andó…), que es la que predomina hoy. Hasta mediados del s. XX las formas autóctonas seguían el modelo del estándar (anduve, aduvistes, anduve, anduvimos, anduvistis, anduvieron). Fue entonces cuando las formas dialectales "andé, andaste, andó..." nos llegaron de fuera y se consolidaron totalmente en un tiempo récor.

Apóyanos con tu firma para salvar el Dolmen de Guadalperal y también para salvar el retablo esgrafiado de Peraleda.

© Proyecto Raíces de Peralêda, 2017 (Peraleda de la Mata, Cáceres, España) - Privacidad y Cookies-ContactoDonate with PayPal
Navegando por este portal, usted acepta nuestra Política de Cookies.