Hogar Peraleda de la Mata

Modo de búsqueda

2677 Parabras en Peralêo - 4244 Parabras en Español - 625 Expresiones
Árbol semántico: RAMAS   NIVELES
ETIQUETAS
ABCDEFGHIJKLMNÑOPQRSTUVWXYZ-
Palabras filtradas por la letra e.            Quitar filtro
Diccionario Peralêo (225 entradas)
  |  Ver grafías alternativas:   
Juego
Peralêo
Español
Definición
E
De
Empollar
1- Echarse a dormir la siesta. 2- Dicho de la gallina u otras aves: tumbarse sobre sus huevos para incubarlos. .
Eje
Eje
Barra o palo que une dos ruedas por su centro y les sirve de soporte en su girar, por ejemplo el eje del carro.
Mi, etc.
Sobre el uso del posesivo con el artículo en peraleo sólo podemos avanzar un borrador, pues necesitaremos más datos para poder establecer una explicación más acertada. Con los pocos datos que tenemos lo que sí podemos afirmar es que, en general, sigue un patrón parecido al que vemos en el castellano del siglo XIV en lo básico, es decir, se usa esporádicamente, mucho menos que el posesivo sin artículo; lo vemos sobre todo con la primera persona, y más del singular (el mí, la mí...) que en el plural (las mis, los nuestros...), tiene un uso enfático y emotivo, es decir, cuando el hablante utiliza el artículo con el posesivo está o bien marcando firme su dominio sobre lo poseído (la nuestra cocina), o bien añadiendo a la posesión una fuerte relación afectiva (los mis niños) o ambas cosas. El posesivo en peraleo está en una situación gramatical muy parecida a la del castellano medieval, pues el español moderno usa el posesivo como un actualizador y por tanto no puede ir nunca con otros actualizadores, pero en "el mí helmano" tenemos aparentemente dos actualizadores juntos (el + mí). Lo que ocurre es que el posesivo peraleo, como el medieval, está en la zona intermedia entre el adjetivo que fue y el actualizador que será, de modo que podemos verlo usado como adjetivo (la gran casa > la mi casa) y también como actualizador (la casa > mi casa). Encontramos, no obstante, un ejemplo que no encaja ni con la función de adjetivo ni con la de actualizador: "los mis dos niños". Si fuera actualizador debería ser "mis dos niños", y si fuera adjetivo debería ser "los dos mis niños", siguiendo el orden de los adjetivos antepuestos (los dos bellos niños), tal como vemos en la Edad Media:     "...fizo cuenta que matando a él y tomando a los dos mis hijos..." ("Amadís de Gaula", c. 1490) Y sin embargo el orden que hemos encontramos en el corpus peraleo es: "los mis dos niños". Provisionalmente diremos que podría tratarse de un cruce de influencias entre las reglas del estándar moderno y las reglas del peraleo, que han creado una construcción mixta donde la forma "mis dos niños" simplemente añade el artículo "los + mis dos niños" ignorando que con ello debería también cambiar de función morfológica y pasar de actualizador a adjetivo, con su consiguiente cambio de orden. No obstante, esta singularidad nos avisa de que tal vez haya en la construcción peralea más de lo que nos parece ver. Otro rasgo importante es el acento. Se ha especulado mucho sobre si los posesivos llamados "átonos" (mi, tu...) frente a los tónicos (mío, tuyo...) iban o no acentuados a finales de la Edad Media cuando se usaban junto al artículo. Pues bien, si el peraleo nos pudiera servir como "fosil medieval" en este caso, vemos que los posesivos supuestamente "átonos" muy frecuentemente se acentúan (está en tú casa), aunque también pueden usarse sin acentuar, pero cuando van con artículo siempre van acentuados (está en la mí casa). Esto es importante porque los posesivos iban acentuados cuando eran adjetivos y sin acentuar cuando pasaron a ser actualizadores, lo que indica que el posesivo peraleo todavía actúa en gran medida como un adjetivo antepuesto. Veamos ahora varios ejemplos medievales que muestran el mismo uso del posesivo que el peraleo:     Yo só pan de vida que desçendí del çielo; e el pan que yo dó es la mi carne, e quien come la mi carne e beve la mi sangre, avrá vida perdurable e en mí mane e yo en él. ("Sermonario medieval", c. 1400-1500)     El ayre que çerca los nuestros cuerpos por todas partes lo atraemos por la espiraçion. ("Visita y consejo de médicos", Estéfano de Sevilla, c. 1400).
Electricista
Animal que tiene la mandíbula superior más saliente que la inferior.
Disecar
Disecar, preparar los animales muertos para que tengan la apariencia de cuando estaban vivos.
Mucho
Gran cantidad de alguna cosa.
Embarullar
Revolver, mezclar desordenadamente unas cosas con otras.
Referido principalmente a niños pequeños, cuando a causa del viento que les da en la cara les cuesta respirar.
Enrabietarse
1- Empeorar o infectarse una herida, una lesión, una picadura, etc.  2- Enrabietarse, enfadarse mucho, generalmente referido a los niños.
Imbécil
Imbécil, persona sin formalidad.
Llegar
Llegarse hasta un sitio. También colocarse o colocar algo en un lugar determinado.
Embolsar
1- Recoger el producto de una ganancia. 2- Guardar en el bolsillo.
Endilgar
Asignar una tarea molesta a otra persona.
Latoso
1- Aplicado a personas, pesado. Si se habla de niños pequeños pequeños o personas mayores, cuando dan la lata por enfermedad. 2- Referido a comida, empalagosa o demasiado dulce.
Empachado
Empachado, indigestado o a disgusto tras haber comido o bebido en exceso.
Comer en exceso y sentirse demasiado lleno.
Empacharse
Hartarse excesivamente de comida o de agua.
Empantanado
225 entradas
1
© Proyecto Raíces de Peralêda, 2017 (Peraleda de la Mata, Cáceres) - Privacidad y Cookies-Contacto Donate with PayPal
Navegando por este portal, usted acepta nuestra Política de Cookies.