MONTAJES ELECTRICOS MG
 

Gamusino

Gamusino

sustantivo, masculino

En español: Gamusino

1- Animal mitológico al que se hace referencia en varias regiones de España, Portugal y Cuba para gastar diversas bromas, tanto a niños como a forasteros, etc.
La broma consiste en llevar a un incauto a un albañal u olivar en las afueras del pueblo, donde tiene que esperar con un saco a coger los gamusinos. Los que le acompañan supuestamente los espantarán dando gritos por los alrededores, pero se van alejando y lo que hacen finalmente es dejarle solo a la boca del albañal con el saco abierto esperando a que salgan los gamusinos, hasta que finalmente se harte y se vaya. Para los locales, esto ocurre una vez en la vida, de pequeñito. Luego se aprende para los restos, aunque siempre quedarán niños pequeños y forasteros incautos a quienes gastar la broma.

2- Niño flacucho.

Ver Maimones1

 

1. ¿Vienes con musotros a cogel gamusinos esta noche?.

1. Que no, mi niño, que tú no te pues dil con ellos, que se van a cazal gamusinos.

1. Quéate con la agüela, prenda, que papa se v'a matal lobos y yo via cazal gamusinos, asín que que te acueste y mañana te levanto yo, ¿quieres?.

2. A ver si comes más joío, que estás jecho un gamusino.

Comentarios:

 

Era frecuente que cuando un niño pequeño quería irse con niños mayores y no le dejaban, los muchachos grandes o los padres del niño le decían que no podía ir con ellos porque se iban a cazar gamusinos, y así se quedaba el niño convencido. Hasta que llegaba a una edad en la que también él quería ir a cazar gamusinos, y a partir de ese momento estaba ya el plato servido para la broma. También lo usaban algunas madres como excusa para no dar al niño explicaciones de dónde había estado o dónde se iba (Me voy a cazal gamusinos, hijo, quédate con agüela). Los padres, por el contrario, se iban a matar lobos.

Esta palabra probablemente es de introducción relativamente reciente, pues parece que la palabra que se usaba aquí antes, hoy menos usada, era maimones, con el mismo significado.

Copiamos aquí una descripción de esta tradición tal como se hace aún hoy en Cuba. El proceso es idéntico al que se hace en Peraleda, paso por paso, con sólo dos diferencias, aquí la broma se suele gastar a los niños, no a adultos, y no se canta para hacerlos salir, aunque eso es ahora, tal vez antes también se hacía así. Incluso el animal con el que lo comparan encaja con la idea que uno se hace sobre ellos:

En Cuba el gamusino se utiliza en ocasiones para gastar bromas a los soldados novatos recién ingresados en el servicio militar obligatorio. Con la intención de llevar a cabo el engaño, los bromistas describen al gamusino como un animal semejante a una jutía conga (ver bicho), pero de menor tamaño y cuya carne resulta ser de un rico sabor. También a excursionistas y espeleólogos novatos se les gasta esta broma y la forma de dar caza a los gamusinos cubanos es semejante a la de otras regiones. Según los bromistas el gamusino es un animal que gusta del ruido. Se lo puede atraer haciendo sonar una lata de tamaño mediano con los golpes de un palo. El cazador (la víctima) debe agarrar con una mano un saco que debe colocar tendido sobre el piso y con la boca abierta y de forma tal que el gamusino pueda entrar en él si se acerca corriendo. Junto a él y en el piso el cazador apoya la lata y comienza a hacerla sonar con el palo sostenido en la otra mano. El cazador debe cantar la cancioncita «Un, dos, tres, cuatro, gamusino al saco» de forma continua. El sonido y la cancioncita atraerían al gamusino, que entraría corriendo al saco. A pesar de lo absurdo de esta forma de cacería, son muchos los que caen víctimas de esta broma. En muchas ocasiones son varias personas que se ponen de acuerdo juntas para gastarle la broma a un novato y los bromistas tienden a hacer toda una puesta en escena comenzando por entablar conversaciones, frente a la persona que intentan engañar. Hablando de sus proezas en antiguas supuestas cacerías y de los gamusinos que han comido asados se van poniendo de acuerdo sobre una cacería a realizar en esa noche. Poco a poco implican a la víctima, que se va mostrando interesada y que valientemente participa en la cacería y es de los que más fuerte pegan a la lata y los que más alto gritan «Un, dos, tres, cuatro, gamusino al saco».


Bajo las ruinas de Valparaíso se encontró un cofrecito con varios documentos antiguos que trataban sobre herbología, historias antiguas y fauna local. Copiamos aquí el apartado dedicado a los gamusinos:
________________________________________.

El maimón o gamusino, de nombre científico Gamusinus alipendis rasquetus, es un animal autóctono d'España, Portugal y Cuba mu abundante en las tierras de la Campana de la Mata. Peltenece a la familia de los gamos, gamuzas, bayetas y otra clase de pingos, siendo también conocío como gambusino, gambozino, golosino o cualquier otra folma que algún tarugo dijo alguna vez en algún pueblo de p’allá p’a tomar pol saco, pero en Valparaíso y La Peralêa siempre ha sío llamao comocebío, maimón gamusino, que las dos valen. Según la Enciclopedia Británica, la'specie se encuentra en estado crítico de extinción. Endecá coles que se tié costancia d'eso, pol lo menos end'el año la Cipotanina, pero los granujas no se extinguen.

Supervivencia y reproducción

Sus depredaores naturales, el gusano, el zorro gipío y el pájaro turuta, no dudarán en acosal-le to’l rato, causándole estrés y gases intestinales. El fato de sus cuescos espantará, por tanto, a cualquier otro depredaor con un mínimo d’olfato, confundiéndole por lo general con una presa muelta que güele qu'atreciende. S’han dao casos de buitres que, creyendo encontrar carroña inerte, han padecío colasos por el movimiento repentino del gamusino, dimutáo ante el acercamiento del carroñero. En viéndose acorralao, el gamusino jecha a correl a to metel, como alipende persiguío pol la justicia, amedrentao por cualquier arbusto en movimiento, y en busca de cualquier prao descubierto ande sentilse seguro.

La esperanza media de vía d’un gamusino es de unos 50 días (58 si viven sano y comecebío), siendo su ciclo de reprodución de una vez ca siglo y medio. Por eso, no se sabe entoavía cómo la especie consigue reproducilse, aunque hay teorías que dícen que son las mesmas abejas las que polinizan a las jembras en la mestresiesta, logrando así conserval la'specie. Otras teorías dícen que sería la tercera especie en sobrevivir a una catástrofe nuclear, tras las cucarachas y los zombies.

El gamusino, de pellejo normalmente marrón cubo de basura, cambia en la berrea a naranja fosforito en busca de una mayor atración sexual de las jembras. En esta época el gamusino sufre, sin embargo, de una bajísima mortandá, queando na más que las muertes por perejón, como tiralse por precepicios o espachurramiento por tirarse ende lo alto de Los Mármoles. Esta baja tasa es debía a qu’el gamusino adquiere superpoderes chorras y no catalogaos durante el celo, siendo capáz d'esfaratarse y ezalealse vivo pa luego recomponelse y como si na.

Son insensibles a los neutrinos y los fotones gamma de onda corta, así que no se reflejan en los espejos ni salen en las fotos de los móviles, pol lo que los intentos de presentar pruebas de su existencia han fracasao tos. La única folma de vel-les es viéndoles, porque nadie te les puede enseñar na más que tú mesmo allí endelante d’ellos.

Caza

Por su exagerá velgüenza, los gamusinos son bien bien difíciles de cogel, aunque son chiquenines, dícen que son una presa mu güena pa cazaores con experiencia. Es sabío qu’el mejor momento pa cogel-les es a la anochecía, cuando salen a los praos a revolcalse o al arroyo a bebel. Pero la mayol palte del tiempo viven en los albañales o metíos entre los arbustos, buscando siempre la sombra y al socaire. Con un simple saco pué realizarse la tarea de atrapal la esquiva presa. Por to esto, lo normal es probal de iniciar a los novatos inorantes pidiéndoles que cacen algún gamusino, cocientes de lo difícil de la tarea, y siendo por tanto comúnmente objeto de risas y burlas al no conseguir su ojetivo. Sin embargo, s'han dao casos de novatos qu’han lograo capturar alguno sacándoles del albañal cantando La Calerana, que es la canción prefería d’estos bichos. Otras veces, otros han intentao de colar gato pol liebre, llenando sacos de patatas y queriendo hacel-lo pasar por gamusinos. En el mercao negro son comunes este tipo de timos.

Habitat

Como hemos dicho, la zona de destribución d’esta especie está repaltía por casi toa la Península Ibérica y Cuba, a donde la llevaron los conquistaores peraleos, pues ya en el siglo XV fuimos declaraos el lugar con mayol concentración de gamusinos de toas las Españas, y como ya no sabíamos ni áde metel-les, les metimos a tos los medios en un barco y les llevamos pa Varadero aprovechando que Gonçalillo Alarça Ximenez s’iba a jadel las Américas pa compralse una jaza pol Los Cerrillos. El Gonçalillo no volvió, pero los gamusinos tampoco, así que si dícen que los hay en Cuba, fijo que son peraleos.

En Peralea en particular están bastante repartíos por los albañales de to la zona antigua del pueblo, pero su mayol concentración de siempre ha sío en el albañal grande de pa’l pozo Gastar y poray por el arroyo de Santa María. Otras colonias prósperas están en el olivar de Caêna y pallí pa la Copa.

Dicen que s'han visto también algunos subíos a la torre a veces, pero eso lo cuenta la tía Eulalia, que siempre ha sío mu rutinera y vete tú a sabel.


 

Este artículo sobre el gamusino ha tenido eco internacional y es copiado o citado en varios países, como por ejemplo:

África (en suajili): https://sw.warbletoncouncil.org/gamusino-10595.

México: https://www.lifeder.com/gamusino/.

Japón: https://ja.thpanorama.com/articles/cultura-general/gamusino-origen-del-trmino-y-tradiciones-asociadas.html.

España (en gallego): https://gl.warbletoncouncil.org/gamusino-10595.

España (en castellano): https://mundoesoterico.es/los-gamusinos/.

Porgugal: https://maestrovirtuale.com/gamusino-origem-do-termo-e-tradicoes-associadas/.

Finlandia: https://fi.journalmural.com/gamusino-origen-del-t-rmino-y-tradiciones-asociadas.

En inglés: https://winsay.net/gamusino-origin-of-the-term-and-associated-traditions/.

Ver palabras relacionadas: Animales Diminutivos Mitología Tradiciones

Origen: Catalán. Nos viene del castellano antiguo. Es español normal. Se usa en algunas partes de España.

Etimología:

La palabra gamusino tiene variantes en todas las lenguas y zonas de España: bambosino en zonas de Aragón, gambosins en Tortosa, gambusino en zonas de Salamanca, gamusino en zonas de León, Soria, Andalucía y Extremadura, etc., camosino en Asturias, gamburrino en Murcia, gambozino en Portugal.

La teoría más elaborada sobre el tema defiende que el origen de todas estas palabras se formaron partiendo de una antigua raíz onomatopéyica gam(b)-, asociada a la idea de "ruido, sonido". De ahí surgió la palabra catalana gambosins, que identificaba a un supuesto viento de origen demoníaco, capaz de volver locas a las personas. Posteriormente pasó a usarse para un animal imaginario cazado en noches en las que soplaba dicho viento, que por venir del demonio traía consigo seres fantásticos. Y de este gambosins derivarían luego todas las variedades encontradas por España, incluidos nuestros gamusinos. Pero esta teoría, aunque plausible, parece sacada de Gamusinolandia.

Hay otra teoría más simple que afirma que esta palabra proviene del catalán gambutzí (enano tan diminuto que apenas se ve), relacionado con el provenzal gambosí (engaño). Del catalán habría pasado al resto de la península. En este caso no sería la idea de ruido y magia, sino la de engaño la que generó el uso actual, pues del engaño pasó a designar el animal imaginario con el que se engañaba, aunque la idea de ruido sigue muy asociada al gamusino.

 
¿Se usaba en Peraleda?
¿Lo usa usted?
¿Está bien definido?
Frecuencia actual de uso en Peraleda (1 = ya nada... 5 = mucho)
2 votos

Apóyanos con tu firma para salvar el Dolmen de Guadalperal y también para salvar el retablo esgrafiado de Peraleda.

© Proyecto Raíces de Peralêda, 2017 (Peraleda de la Mata, Cáceres, España) - Privacidad y Cookies-ContactoDonate with PayPal
Navegando por este portal, usted acepta nuestra Política de Cookies.