Bar Castejao
 

Romos

Romos

sustantivo, masculino, plural

Juego de chicos consistente en lanzar unas estacas y clavarlas en barro o tierra húmeda. 

El objetivo es intentar derribar uno de los romos que están clavados en la tierra (condición indispensable es que se vea la punta) siempre que el propio permanezca clavado al derribar el del contrario. Si se consigue, el jugador desclavará su romo y con él en una mano y el derribado en la otra, le dará un fuerte golpe (como en el béisbol) para alejarlo todo lo que pueda. Mientras tanto, el perdedor irá a por su romo a todo correr mientras el ganador tiene que ir clavando su romo al tiempo que relata esta cantinela: "Una, ninguna, ramillete y acituna" (o simplemente contando: una, dos y tres). Con cada palabra tiene que clavar y desclavar su romo. Si el perdedor regresa antes de que el otro termine de la cantinela, se invierte el lance. Gana quien logra eliminar a todos los demás oponentes.

Ver Maricolla, Múa1, Pates, Registros, Romera, Tinta Jarrera

 

1. Esta noche ha llovío, seguro qu'está la tierra blanda en el olival. Vámonos a juegal a los romos.

2. Fidel l'ha puesto a su romo una punta de yerro y le gana a to'l mundo, qué tramposo es.

Comentarios:

Para jugar se utilizan romos, palos de unos 30-40 cm de largo y unos 5 de diámetro afilados por un extremo (obsérvese la contradicción con el nombre) para que puedan clavarse en el barro o tierra humedecida. El área de juego consistía en una zona circular de menos de medio metro de diámetro llamada la romera (lugar donde se meten los romos). Hay varios jugadores que por turnos van lanzando los romos para clavarlos en el suelo.

 

Ver palabras relacionadas: Juegos Juegos de grupo

Origen: Se usa en Peraleda.

Etimología:

Romo es la estaca afilada que se usa en este juego. Sin embargo, romo significa precisamente lo contrario: sin punta. Esto sugiere que el juego peraleo deriva de otro en el que sí intervenían palos romos. Lo más probable es que haya derivado de un juego andaluz, o al menos que sobrevive hoy en Andalucía, llamado el mocho y romo, donde precisamente hay un palo sin punta, llamado romo y otro afilado llamado mocho.

En este juego no hay que clavar estacas en el barro, pero sí encontramos la parte en donde con un palo se golpea la punta afilada del otro para hacerlo saltar por los aires y lanzarlo con fuerza para alejarlo lo más posible. Curisosamente es un antecedente lejano de lo que en Cuba y más tarde en Estados Unidos se convertiría en el béisbol.

Este juego era conocido en Peraleda como la maricolla.

 
¿Se usaba en Peraleda?
¿Lo usa usted?
¿Está bien definido?
Frecuencia actual de uso en Peraleda (1 = ya nada... 5 = mucho)
0 votos

Apóyanos con tu firma para salvar el Dolmen de Guadalperal y también para salvar el retablo esgrafiado de Peraleda.

© Proyecto Raíces de Peralêda, 2017 (Peraleda de la Mata, Cáceres, España) - Privacidad y Cookies-ContactoDonate with PayPal
Navegando por este portal, usted acepta nuestra Política de Cookies.