Listado: PERALÊOESPAÑOL
Árbol semántico: RAMAS NIVELES
ETIQUETAS
 

Castigo

Castigo

sustantivo, adjetivo, género invariable, coloquial

En español: Gracioso, Divertido, Truhán

1- Persona poco seria, bromista, ocurrente y graciosa.

2- Mala persona; problemático.

Ver Asaltahuertas, Bigardo, Bruja el candil, Cachondo, Canalla, Caporal, Gualupo, Perillán, Tormento

 

• Desde luego tu prima Carmen es un castigo, ays lo que m'he podío reír con ella esta mañana. No tiene más qu'ocurrencias.

• No te preocupes, si Antonio es mu castigo. Ya verás como sus vais a lleval mu bien.

• Ven acá, castigo, que ya nunca vienes a verme.

• Ay no sé, qu'este muchacho mío es mu castigo y to'l mundo se jarta d'él.

• Menúo castigo está hecha, to'l rato contando chistes y diciendo tontunas. Con ella no t'aburres nunca.

• Vaya castiguito que tiene con él, na más que pendiente de él to'l tiempo.

Comentarios:

Esta palabra, que puede funcionar como sustantivo (eres un castigo) o como adjetivo (eres mu castigo), puede usarse en la acepción 1, con sentido positivo (qué castigo estás hecho, ay que ver lo que mos poemos reír), o en la 2, con sentido negativo (este hombre está hecho un castigo, no gano pa disgustos).

Pero también hay un uso intermedio, en donde se usa para dirigirse a una persona de forma cariñosa, pero al mismo tiempo con cierto tono de reproche, pudiendo ser mayor el cariño o el reproche que hay en la mezcla (ya me han dicho que no querías venir, castigo, mira que eres). En este sentido intermedio se puede sustituir en peraleo por canalla, palabra que igualmente puede usarse de forma positiva, negativa o mezclada.

Ver palabras relacionadas: Apelativos cariñosos Apelativos cariñosos a niños Defectos Personalidad Personas Virtudes

Origen: Latín. Nos viene del castellano antiguo. Es castellano con variación de significado. Se usa en nuestra zona.

Etimología:

Derivado del verbo castigar, del latín castigare (corregir con rigor). Se usaba la expresión un castigo de Dios, también abreviado a un castigo, para referirse a un mal que te aqueja. Un hijo o una persona que te da mala vida también era pues un castigo.

El paso del sentido negativo de esta expresión a un sentido positivo, para referirse a niños o personas graciosas en general, se debe al mismo mecanismo de inversión por el que en peraleo le decimos cariñosamente a un niño ay qué demonio de muchacho o ven aquí, sinvergüenza, que te voy a dar un beso. Se empieza con cierta ironía y se termina dando al término un sentido positivo (aunque también pueda seguir usándose con el sentido negativo original, como en este caso).

 
¿Se usaba en Peraleda?
¿Lo usa usted?
¿Está bien definido?
Frecuencia actual de uso en Peraleda (1 = ya nada... 5 = mucho)
1 voto

Apóyanos con tu firma para salvar el Dolmen de Guadalperal y también para salvar el retablo esgrafiado de Peraleda.

© Proyecto Raíces de Peralêda, 2017 (Peraleda de la Mata, Cáceres, España) - Privacidad y Cookies-Contacto Donate with PayPal
Navegando por este portal, usted acepta nuestra Política de Cookies.