Agencia Liberbank
 

Endiluego

Endiluego

adverbio

También: Dende luego

En español: Desde luego

Ver Aluego, Ende1, Jende

 

1. Mira, tú eres mu dueña de casarte con quien quieras, pero endiluego ande esté un hombre formal que se quiten to los payasos esos qu'a ti te gustan.

2. Endiluego, hay que vel lo tonto que es este hombre, no hay vez que abra la boca y no diga una gansá.

3. Dende luego que ca día estás más mostrenco, hijo, no sé ánde vamos a llegar como sigas asina.

Ver palabras relacionadas: Adverbios

Origen: Latín. Nos viene del castellano antiguo. Es castellano desaparecido. Se usa en el sur de España.

Etimología:

Ende viene del latín inde (desde allí), y luego viene del latín locus (lugar, momento).

En castellano antiguo existían tres formas de decir desde: desde, dende o ende. En los dialectos del sur encontramos mayoritariamente ende. De este modo, la locución "desde luego" era ende luego, que aún se usa en algunas poblaciones de España. Al pasar a pronunciarse como si fuera una sola palabra, endeluego, la segunda E queda en posición interna y débil, lo que favorece su cierre a I y daría endiluego, forma que se usa en muchas partes de Extremadura y Andalucía. Sin embargo, las cosas no son tan sencillas.

En la Edad Media tenemos la expresión ende luego, donde ende significaba desde y luego significaba inmediatamente, enseguida, así que ende luego significaba enseguida, desde ese momento:

      "...e dixo Ihesu Christo a los sabidores e a los phariseos si conuiene sanar en el sabado. Ellos callaron. El tomol, e sanol, e enuiol, e recudio les e dixo: "¿Cuyo asno o cuyo buey cae en el pozo el dia del sabado, e nol saca ende luego?" E nol pudieran recodir a estas cosas. (El Nuevo Testamento según el manuscrito escurialense I-j-6, 1260).

En el siglo XV deja de usarse ende luego o dende luego (que aguantó hasta el XVI) y comienza a usarse por primera vez desde luego con el mismo sentido:

      "...les dió el rey en recompensa de ello ciento y diez libras de perlas. Y se hiço desde luego tributario de los reyes de Castilla". (Crónica de los Reyes Católicos, Alonso de Santa Cruz, 1491).

En el siglo XVIII todavía conserva ese significado:

      "Quiere que la Prótasis ocupe todo el primer acto y yo desearía haberla podido reducir a quatro versos, para que la Epítasis empezara desde luego, esto es, para que la acción comenzase a adquirir inmediatamente el movimiento que necesita". (Carta al Correo de Madrid, Leandro Fernández de Moratín, 1790).

No es hasta finales del XIX cuando encontramos ya claramente el uso moderno de desde luego con el sentido de indudablemente, aunque es de suponer que en el habla popular este cambio se hubiera producido bastante antes:

      "¿qué es lo que conviene más, entender que las causas de nuestros males no son sólo por nuestra culpa, o entender que estamos mal porque somos incapaces y porque no valemos lo que nuestros padres o lo que nuestros abuelos valían? Lo que es yo, desde luego, me inclino a que es más útil entender lo primero". (Mérito y fortuna, Juan Valera, 1896).

Por otra parte encontramos que el uso de endiluego (o dende luego) en peraleo se corresponde con el uso moderno de desde luego, no con el significado medieval, así que hay dos posibilidades:

1- Endiluego es en peraleo locución medieval proveniente del castellano antiguo y formada por ende + luego, donde ende pasó a endi por quedar en posición interna débil. O podría habernos llegado del oeste, en cuyo caso se trataría de una construcción de origen leonés que muestra el típico cerramiento leonés de la E final transformada en I.  En el siglo XX se contaminaría con el nuevo significado del estándar.

2- La otra posibilidad es que esta expresión no existiese en peraleo y la tomase del estándar en el siglo XIX o XX, sustituyendo el desde por el más familiar ende, que todavía se usaba en peraleo, y con el posterior cerramiento de la E interna átona.

En caso de duda lo recomendable es quedarse con la explicación más sencilla, que sería la Nº1, lo que nos dejaría la duda de si esta locución nos entró del castellano o del leonés, pero tampoco podemos descartar la opción Nº2 porque es posible y porque la influencia del leonés en el peraleo ha sido poca. Es también relevante notar que endiluego se usa también en muchas partes de Andalucía, incluidas zonas como Málaga, donde la inluencia leonesa es en principio inexistente. Así pues, nos inclinamos más por un origen castellano del término peraleo (ya sea castellano antiguo o español moderno), si bien en el oeste de nuestra provincia esa misma expresión pudiera tener un origen leonés, aunque sólo fuera a nivel fonético.

 
¿Se usaba en Peraleda?
¿Lo usa usted?
¿Está bien definido?
Frecuencia actual de uso en Peraleda (1 = ya nada... 5 = mucho)
0 votos

Apóyanos con tu firma para salvar el Dolmen de Guadalperal y también para salvar el retablo esgrafiado de Peraleda.

© Proyecto Raíces de Peralêda, 2017 (Peraleda de la Mata, Cáceres, España) - Privacidad y Cookies-ContactoDonate with PayPal
Navegando por este portal, usted acepta nuestra Política de Cookies.