Ermita del Cristo de la Humildad

Ir al índice

s. XVIII

Ermita del CristoLa ermita del Cristo es un buen ejemplo de construcción religiosa popular de finales del siglo XVIII. El exterior ofrece unas líneas sencillas y armónicas de las que sobresale una linterna sobre tambor, que forma la cúpula, y una espadaña. Su interior se divide en dos espacios, la capilla de planta cuadrada cubierta con cúpula sobre pechinas, y la nave de acceso rectangular. Entre ambas, un arco semiapuntado cobija una reja de separación. Cuenta además con una pequeña sacristía lateral.

Sus paredes blancas dejan como único ornamento un retablo adaptado al arco de medio punto que conforma la pared del fondo, el cual sirve de expositorio a las principales imágenes que participan en nuestra Semana Santa.

El retablo original era de estilo postchurrigueresco con imitación a piedra veteada en verde y fue sustituido en el año 2000 por un nuevo retablo barroco dorado, más al gusto de estos tiempos, y rematado por un grupo escultórico que representa a Juan y María a los pies del Crucificado.

En el siglo XIX, una vez que la iglesia parroquial quedó sin sitio para nuevas tumbas, el cementerio se trasladó a esta ermita, creándose un camposanto a sus espaldas que funcionó hasta 1962, cuando se trasladan al cementerio actual los restos mortales que lo llenaban, pasando el espacio a convertirse desde entonces en el patio de recreo de las escuelas municipales.

Cristo de la HumildadLa ermita, además del relevante papel que tiene en las celebraciones de Semana Santa, es sede de las hermandades del Santísimo Entierro de Cristo -vulgo del Descendimiento- y del Santísimo Cristo de la Humildad. Pero su papel fundamental es ser la ermita del santo patrón, un Cristo que sigue siendo objeto de gran devoción en Peraleda y al que sus muchos milagros han ganado devotos también fuera de los límites de nuestra villa.

La imagen original del Cristo de la Humildad, de gran calidad y belleza, era una talla de madera a tamaño natural del siglo XVII. Tal vez por ser el patrón, sufrió ensañamiento durante la Guerra Civil, y aunque se arregló, quedó en tales condiciones que en 1967 su Cofradía decide comprar una imagen nueva, también talla de madera de similares características, que es la que hoy se usa.

Del año 1951 es el Cristo Amarrado a la Columna, imagen de escayola realizada en los talleres de Olot y que, no teniendo mucho valor artístico, es probablemente la que supera a todas en belleza y realismo, presentando un increíble trabajo y veracidad en su coloración.

El conjunto de La Oración en el Huerto, también de escayola, fue comprada en 1957, completando así el repertorio de nuestra Semana Santa, que es una de las más antiguas y más celebradas de la provincia de Cáceres.

El resto de imágenes que se custodian en esta ermita son tallas de madera que se salvaron de los destrozos de la Guerra y son las tres siguientes:

El Resucitado
, comprado en 1917 es la única imagen que no está a tamaño natural sino pequeño -en torno a un metro- pues protagoniza junto a una imagen de la Virgen de igual tamaño, custodiada en la iglesia, la ceremonia del Encuentro, en donde en medio de la fiesta popular ambas imágenes corren a encontrarse en la cercana plazuela.

La Dolorosa es una talla castellana del siglo XVIII, de factura fina y rasgos dolientes, cuya verdadera calidad se oculta debajo de la restauración sufrida en el año 2003. Participa en la procesión del encuentro con Jesús camino del Calvario, en el Descendimiento y en la Procesión del Silencio.

El Cristo Yacente, que se encuentra en la vitrina inferior, es un Cristo articulado del año 1610 aproximadamente. Es la obra de mayor valor y calidad artística, realizada por Tomás de la Huerta, y la pieza clave de la ceremonia del Descendimiento que tiene lugar en el Viernes Santo, culmen de la Semana Santa de Peraleda y cuyos inicios se remontan prácticamente al Concilio de Trento en el siglo XVI, siendo Peraleda uno de los pocos lugares que han mantenido a lo largo de los siglos esta tradición en la que se desclava a Jesús de la cruz, convirtiendo a nuestra Pascua en una de las más auténticas, antiguas e interesantes de toda la región.

Para más información visite: Iconografía en las ermitas y en Semana Santa, Imágenes de antes de la Guerra.

Ir al índice

 

Escrito por Angel Castaño

Apóyanos con tu firma para salvar el Dolmen de Guadalperal y también para salvar el retablo esgrafiado de Peraleda.

© Proyecto Raíces de Peralêda, 2017 (Peraleda de la Mata, Cáceres) - Privacidad y Cookies-Contacto Donate with PayPal
Navegando por este portal, usted acepta nuestra Política de Cookies.