VOLVER A LA FICHA

Abanto

Abanto

En español: Alocado, Loco, Temerario, Descontrolado, Avaro

[ sustantivo género invariable ]

1- Persona alocada o que actúa a lo loco.

2- Persona que tiene un afán desmedido de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas.

Ver: Ansioso, Desatalantao

• Está jecho un abanto, sale de casa corriendo, lo deja to tirao pol el suelo... Me tiene loquita.

• Menúo abanto esta Pili, qué ansiosa es, namas que a vel d'ánde pue arrebañal perras.

Campos semánticos: Defectos Personalidad Personas

Origen: Árabe. Nos entró a través del castellano antiguo. Es castellano con variación de significado. Se usa en algunas partes de España.

Etimología:

Probablemente del hispanoárabe abántuh, que sería literalmente doncello. Es decir, el masculino de doncella, que se aplicaría a hombres bobalicones, pasmados o memos. De ahí que esta palabra pasara al castellano con el sentido de desorientado, bobalicón, pusilánime, cobarde. Esta antigua palabra castellana, que ya casi no se usa en español salvo quizás en lenguaje taurino, se mantiene en peraleo con un significado algo diferente, pues en lugar de ser un loco bobalicón, es un loco descontrolado.

Pero en realidad, como tantas otras veces, no se trata de que el peraleo haya cambiado el significado de una palabra, sino que ha conservado un significado medieval que en el español estándar se ha perdido. El significado actual del español debe de ser también antiguo, pues entronca bien con el significado original de la palabra en árabe. La variante de significado que hallamos en peraleo, que es casi lo contrario, también existía en la Edad Media, donde en ciertas zonas se usaba con el sentido de "loco sin seso", que es el que tiene en peraleo, tal como vemos en esta estrofa sacada de una poesía del Cancionero de Baena, de 1435:

.

"Si fuere escaso con esta pobreza,
hanlo por ombre de poco valor
e, si fuere franco, mostrando nobleza,
dizen que es loco e desgastador;
e, si es muy alegre e bien fablador,
llámanle avanto e loco sin seso.
Assí que en pobreza non siento un peso
de qu'el pobre alcançe algunt buen onor".

.

En cuanto al segundo sentido, el de avaro, parece una derivación del anterior. Al fin y al cabo, el avaro tiene también algo de loco temerario, sin seso ni medida, sólo que le ha dado por acumular riquezas sin control.

 

© Raíces de Peralêda (Peraleda de la Mata, Cáceres, España)
Web: raicesdeperaleda.com